La comunidad cristiana moderna de Beit Sahour es el mayor pueblo cristiano en Tierra Santa. Reside en el área en la que a el ángel Gabriel le dijo a los pastores que el Príncipe de la Paz había nacido en el mundo. Es el lugar donde los clanes árabes cristianos vinieron a establecerse en las cuevas y campos para arrear sus ovejas, plantar sus olivos, y construir sus casas de piedra tallada a mano.

Con el tiempo, muchas de estas familias aprendieron el oficio artesano de talla de madera de olivo. Estas tallas de madera se convirtieron en los artefactos más preciados que los viajeros cristianos adquirieron para recordar sus peregrinaciones. Esta habilidad de talla de madera de olivo y la tradición se ha transmitido de padres a hijos durante muchas generaciones, y en cada familia con sus propias marcas y técnicas únicas, de estilo y de autor.

El clan Bannoura es una de estas familias de artesanos con una larga historia de fabricación de figuritas artesanales de madera de olivo. Aunque algunos de sus familiares se ha mudado, esta familia es muy unida, manteniendo su fe cristiana y sus tradiciones artesanales de madera de olivo. Son orgullosos de ser considerados parte de la herencia cristiana viviente de la Tierra Santa.