Celebración que se realiza 50 días después de la Pascua, es la que pone término a las celebraciones pascuales. La festividad de Pentecostés es celebrado por los judíos y los cristianos.

La palabra Pentecostés etimológicamente viene del latín Pentecoste y a la vez del griego πεντηκοστή (que significa quincuagésimo), lo que hace alusión precisamente a los cincuenta días que transcurre desde la Pascua.

JUDIOS

Los judíos celebran el Pentecostés cincuenta días después de la Pascua del Cordero para conmemorar el encuentro entre Dios y Moisés en el monte Sinaí, y la entrega de la Ley al pueblo de Israel, que simboliza el nacimiento del judaísmo. Este evento, según es narrado en el libro del Éxodo, en el Antiguo Testamento, ocurrió cincuenta días después de la salida del pueblo hebreo del cautiverio de Egipto.

Como tal, el Pentecostés también está históricamente asociado a la Fiesta de las Semanas o la Fiesta de las Mieses, una celebración que tenía lugar siete semanas después de la Pascua, en la que se daba gracias a Dios por el fruto de las cosechas.

CRISTIANOS

Los cristianos celebran en el Pentecostés la Venida del Espíritu Santo, que tuvo lugar, según la Biblia, el quincuagésimo día después de la Resurrección de Jesucristo.

El Nuevo Testamento relata el descenso del Espíritu Santo durante una reunión de los Apóstoles en Jerusalén (Hechos de los Apóstoles, II), acontecimiento que marcaría el nacimiento de la Iglesia cristiana y la propagación de la fe de Cristo.

Por ello, la Iglesia dedica la semana del Pentecostés en honor al Espíritu Santo, pero también celebra la Consagración de la Iglesia, cuyo principio lo marca esta epifanía. Para la liturgia católica, el Pentecostés es la cuarta fiesta principal del año y, según el calendario, puede celebrarse entre el 10 de mayo y el 13 de junio.

¿Por qué es conocido también como “El Día Blanco”?

En muchos lugares es costumbre que sea día para realizar bautizos; quienes lleven a cabo ese sacramento deben portar prendas blancas.

El lunes de pentecostés 

Muchos países lo reseñan como un día feriado, entre ellos buena parte de las naciones latinoamericanas, algunas comunidades autónomas de España y casi todos los países europeos. Tanto los judíos, como los cristianos católicos y protestantes, así como las iglesias ortodoxas, celebran esta fecha con gran devoción.