Es universalmente el libro más vendido en toda la historia. Como su significado lo indica “libros”, ésta es un conjunto de libros que rigen la vida moral del cristianismo, invitándolo adoptar un estilo de vida de obediencia a DIOS, que solo se puede adoptar a través de seguir las instrucciones y recomendaciones escritas en sus diferentes porciones, lo cual conducen a vivir una vida sabia y saludable.

Para facilitar la comprensión y lectura de este importante libro, se ha dividido en dos grandes partes llamadas Nuevo y Antiguo Testamento, los cuáles a su vez se dividieron en capítulos que representan una temática y cada tema se divide en versículos (pequeñas porciones que separan las ideas secundarias) y facilitan la ubicación de las referencias. Tanto los capítulos como versículos son marcados con numeración.

En total la Biblia esta conformada por 66 libros (39 en el Antiguo Testamento y 27 en el Nuevo testamento), lo que suma 1.227 capítulos. Todos estos libros que la conforman fueron escritos aproximadamente por 40 autores diferentes en un periodo de 1.600 años, escritos en 3 idiomas diferentes (Hebreo, Arameo y Griego) y en 3 continentes diferentes (Asia, África y Europa).

La versión bíblica llamada La Vulgata Latina, fue la primera Biblia que incorporó la división tanto en capítulos como en versículos en el Antiguo y Nuevo Testamento.

La tradición cristiana, considera que la Biblia destaca por ser única, e incomparable frente a los demás escritos “sagrados”. La Biblia como ningún otro libro posee un carácter eterno y sus principios no están sujetos a la variabilidad histórica del pensamiento humano. En el caso del Judaísmo solo reconoce las Escrituras del Antiguo Testamento.

“Toda la Escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir, para corregir, para instruir en justicia.”
“Porque la Palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.”(He.  4:12)

El Panorama del Antiguo y Nuevo Testamento nos introduce al estudio de La Biblia, pero no lo reemplaza, pues, no hay substituto ni para la cuidadosa y consciente lectura de La Biblia ni para la meditación personal sobre ella.

Este material presenta respuestas claras a preguntas frecuentes que nos hacemos acerca de La Biblia y nos permite obtener una concepción general del contenido de La Biblia en forma clara y sencilla.